Manten tu palabra

Una de las cosas que Dios cambio en mi vida, fue la de guardar mi palabra. No siempre lo hice en mi vida pasada.

Nuestras palabras son muy poderosas. Como cristianos es necesario mantener nuestras promesas, de lo contrario es mejor no haberlas hecho nunca (las promesas), que quebrantarlas.

En un año recibí tres promesas importantes y las tres fueron quebrantadas, y dada la seriedad de dichas promesas yo me comprometi, al punto hasta de haberme cambiado de vivienda.

Para mi fortuna, y gran bendición, las promesas quebrantadas, Dios me las respaldo, al darme mejores avenidas. 

Hay promesas que la gente le hace a Dios.  Mi consejo es que no prometa cosas que no piensa cumplirle a El.  “Te prometo que si me sacas de esta, te servire…”

Dios siempre mantiene su Palabra.  El espera lo mismo de usted. Aparte de que no puede ser burlado, como poderle sel infiel al único ser que nos amo incondicionalmente y nos dio la vida.

Lo mas triste del caso es que hasta muchos lideres, fallan en guardar su palabra o sostener sus promesas. Inconscientemente pasan a ser herramientas del enemigo, ya que la mentira es de satanás.

Es mejor no prometer, y en vez, hacer la voluntad de Dios, quien nos ayudara en toda situación, como esta escrito.  La integridad es esencial.

“Proverbios 11:3

La Biblia de las Américas

La integridad de los rectos los guiará,
mas la perversidad de los pérfidos los destruirá.

“Proverbios 20:25

La Biblia de las Américas

25 Lazo es para el hombre decir a la ligera: Es santo,
y después de los votos investigar.

“Eclesiastés 5:2

La Biblia de las Américas

[a]No te des prisa en hablar[b],
ni se apresure tu corazón a proferir palabra delante de Dios.
Porque Dios está en el cielo y tú en la tierra;
por tanto sean pocas tus palabras.

“Eclesiastés 5:2

La Biblia de las Américas

[a]No te des prisa en hablar[b],
ni se apresure tu corazón a proferir palabra delante de Dios.
Porque Dios está en el cielo y tú en la tierra;
por tanto sean pocas tus palabras.

“Eclesiastés 5:4-7

La Biblia de las Américas

Cuando haces un voto a Dios, no tardes en cumplirlo, porque Él no se deleita en los necios. El voto que haces, cúmplelo. Es mejor que no hagas votos, a que hagas votos y no los cumplas. No permitas que tu boca te haga pecar[a], y no digas delante del mensajero de Dios que fue un error. ¿Por qué ha de enojarse Dios a causa de tu voz y destruir la obra de tus manos? Porque en los muchos sueños y en las muchas palabras hay vanidades; tú, sin embargo, teme[b] a Dios.

“Números 30:2-4

La Biblia de las Américas

Si un hombre hace un voto al Señor, o hace un juramento para imponerse una obligación, no faltará a su palabra; hará conforme a todo lo que salga de su boca. Asimismo, si una mujer hace un voto al Señor, y se impone una obligación en su juventud estando en casa de su padre, y su padre escucha su voto y la obligación que se ha impuesto, y su padre no le dice nada[a], entonces todos los votos de ella serán firmes, y toda obligación que se ha impuesto será firme.

“Mateo 5:33-36

La Biblia de las Américas

Enseñanza de Jesús sobre el juramento falso

33 También habéis oído que se dijo a los antepasados: «No jurarás falsamente[a], sino que cumplirás tus juramentos[b] al Señor». 34 Pero yo os digo: no juréis de ninguna manera; ni por el cielo, porque es el trono de Dios; 35 ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por[c] Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey. 36 Ni jurarás por tu cabeza, porque no puedes hacer blanco o negro ni un solo cabello.

“Levítico 19:12

La Biblia de las Américas

12 Y no juraréis en falso por mi nombre, profanando así el nombre de tu Dios; yo soy el Señor.

“Proverbios 25:14

La Biblia de las Américas

14 Como las nubes y el viento sin lluvia
es el hombre que se jacta falsamente de sus dones[a].

“1 Juan 2:3-5

La Biblia de las Américas

Y en esto sabemos que hemos llegado a conocerle: si guardamos sus mandamientos. El que dice: Yo he llegado a conocerle, y no guarda sus mandamientos, es un mentiroso y la verdad no está en él; pero el que guarda su palabra, en él verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado. En esto sabemos que estamos en Él.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *